Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘periodismo_ciudadano’

Para introducirnos en el cambio que está suponiendo el periodismo ciudadano en los medios de comunicación y en la sociedad, es interesante leer el artículo de Tíscar Lara en TELOS nº75. Es claro el mensaje: los medios de comunicación tradicionales deben evolucionar hacia un nuevo diálogo con el ciudadano, participativo, no dogmático, como deja claro periodismociudadano.com, destacando que la venta de prensa impresa en España cae al nivel de países subdesarrollados. Como decía Arthur Miller en 1961, “A GOOD newspaper, I suppose, is a nation talking to itself”. Es decir, el periodismo debería establecerse desde el diálogo de los integrantes de un país consigo mismo.

Parece que este cambio de paradigma se está produciendo, pero, ¿hasta qué punto en nuestro país? ¿Es verdad que el periódico ha muerto como preconizaba The economist en Who killed the newspaper? Si hacemos una revisión de los medios tradicionales, éstos se han lanzado a la web 2.0 con mayor o menor éxito. Descubrimos iniciativas como Yo, periodista del El País, cuya última actualización es de 2007. O iniciativas como Cámara abierta, que quizá no es tan abierta, dado que emite los vídeos editados por un grupo de blogueros colaboradores habituales. Soitu también cerró sus páginas, pero su director lanzó eskup, dentro del El País, anunciado como una ventana informativa abierta, participativa, que establece un diálogo con el usuario a través de microblogging, comentarios, etc…

Una iniciativa más fresca y más próxima al periodismo ciudadano 3.0, tal y como lo define Juan Varela en la revista TELOS nº65 (no sólo trasladar los medios tradicionales a la web 2.0, que sería el periodismo 2.0, sino establecer en dicha web 2.0 una interacción real con la audiencia que es partícipe en la formación de la información y no sólo un sujeto pasivo), la encontramos en Bottup, iniciativa de Pau Llop: un sitio en el que trabajan dos periodistas profesionales, varios periodistas colaboradores y más de mil ciudadanos periodistas y donde sí encontramos participaciones activas de ciudadanos a pie de calle.

Si analizamos el informe de Bottup sobre periodismo ciudadano, realizado desde podemos extraer las siguientes conclusiones:

  • En el modelo, bottomup, se distingue entre redacción, colaborador y periodista ciudadano (PC). A este último se le proporciona una guía de estilo, guías de edición, para un usuario no profesional.
  • La redacción establece un filtro previo para garantizar fuentes, contraste, contrastando con el PC o con las fuentes mismas.
  • De más de 3500 noticias tratadas, más de 3100 fueron finalmente publicadas, recibidas de PCs 1.762, de las que se publicaron 1372 una vez revisadas.
  • Por temas, ciudadanía es el gran tema estrella, con un cuarto de las noticias aproximadamente. Los PCs sin embargo se decantan por temas de Opinión en primer lugar, seguido por interés Global y de manera cercana Ciudadanía, siendo éste el tema estrella en editorial. Esto choca con la hiperlocalidad que se le atribuye al periodismo ciudadano.

No podemos dejar pasar la página periodismociudadano.com, fundada por Oscar Espiritusanto, que pretende fomentar el periodismo ciudadano a través de información, publicación de iniciativas, opiniones y de casos de censura a estas iniciativas.

Según la inspección realizada en las páginas anteriores, un porcentaje alto de las noticias publicadas siguen siendo editadas no por ciudadanos a pie de calle, sino por profesionales o semiprofesionales desde las nuevas plataformas que ofrece la web 2.0. Se aproxima más al modelo de periodismo 2.0 que al al de 3.0, si bien hay cierto grado de participación potencial. Por tanto, ¿es real el periodismo ciudadano? o realmente estas iniciativas son similares a las de los periódicos tradicionales en la web 2.0? ¿No hay una editorial que filtra las noticias según criterios de interés, de estilo,…? Es verdad que según los datos de Bottup la colaboración de PCs es alta y el volumen de noticias no publicadas bajo, pero parece que estamos un poco lejos de ese diálogo directo del que habla el periodismo ciudadano 3.0. Además, se repite los mismo que el fenómeno blog: la pretendida democracia se tuerce porque unos pocos atraen la atención, mientras que el resto de colaboraciones pueden caer en el más absoluto desinterés y olvido.

En cuanto a la relación del periodismo ciudadano con los medios tradicionales, como leemos en este artículo de ElComentarioTV,  una página asturiana de las más antiguas en el periodismo ciudadano, ésta no siempre es buena. Los medios, en este caso La Nueva España, ven peligrar su hegemonía, su control de la difusión unilateral de la información, ven peligrar su crédito y, como hemos visto en otros sectores, atacan los nuevos modelos, en vez de evolucionar con ellos para sobrevivir. En este comentario nos deja claro que un periódico no es más que una empresa supeditada a unos intereses y servidumbres y por tanto, sus criterios de publicación no tienen por qué ser superiores a los del resto de la ciudadanía.

Otra iniciativas iniciativas interesantes son la de 20 palabras, de periodismo distribuído, o periodismo independiente, que en su guía de estilo deja clara su orientación, ahondando en el contraste de las fuentes, las citas, el interés de las noticias, etc…

Sobre el contraste y la veracidad de la información, cierro el artículo con las declaraciones del presidente de Google: ““Para mi lo más interesante de todo esto es que a través de la transparencia se logra la honradez en la sociedad.[…]usar Google como un detector de embustes para políticos, que permitiría determinar si el político está diciendo una verdad o una mentira[…]” Ese mismo detector de embustes se puede aplicar al periodismo, “Lo que sucede es que, en la actualidad, es muy difícil utilizar informaciones completamente falsas para inflamar a la opinión pública.  Se pueden retorcer las informaciones de diversos modos, pero los datos tienen que ser veraces.” dice Eric Schmidt.

Read Full Post »